P. ¿Qué puedo hacer para mejorar el sonido en mi habitación?

R. La habitación que contiene su sistema de sonido, sin importar si se encuentra dedicada para cuarto de música o como parte de su sala, tendrá un efecto en el sonido que escuche. La colocación adecuada del altavoz (haga clic AQUÍ para información sobre colocación del altavoz) es el primer factor a considerar para optimizar el rendimiento de su sistema para su habitación, pero existen otros pasos que deben seguirse para mejorar el sonido de su habitación.

Reducción de reflexiones no deseadas

El sonido de sus altavoces se irradia hacia el oyente y hacia fuera de la habitación. El sonido que llega a las paredes y a otros objetos en su habitación rebota o se refleja de esas superficies y algo de esa energía se redirige hacia el oyente. Es importante reducir estas reflexiones ya que el sonido inicial proveniente del altavoz necesita separarse de forma distintiva en tiempo, del sonido secundario de las reflexiones de la pared. Si las reflexiones se escuchan demasiado rápido después del sonido primario, su cerebro tiende a interpretarlas como parte del sonido inicial, ocasionando la alteración del timbre percibido, así como la confusión de las características espaciales. Las paredes laterales entre el altavoz y el oyente, las superficies detrás del altavoz, el suelo y el cielo raso, las superficies detrás del oyente, y los objetos en la habitación, son fuentes potenciales de reflexión no deseada.

Tratamiento de paredes y techo
Al colocar los altavoces lejos de las paredes, se pueden reducir estas reflexiones no deseadas, pero si esto no es posible, se pueden reducir las reflexiones por medios adicionales. Se puede colocar un material absorbente en las paredes laterales entre los altavoces y el oyente, detrás de los altavoces, o detrás del oyente, para retirar el sonido reflejado antes de que llegue al oyente. Los materiales absorbentes pueden ser cualquier cosa, desde empapelado o tapicería de fibra natural, hasta paneles acústicos especialmente diseñados. Para reducir las reflexiones en el suelo, un tapete grueso colocado en frente de los altavoces ayudarán a absorber las reflexiones dirigidas hacia el piso.

Difusión
Las reflexiones también pueden difundirse o dispersarse por superficies irregulares. Un librero con libros colocado de modo que sus lomos sobresalgan a diferentes distancias puede ayudar a dispersar las reflexiones y hacerlas menos problemáticas. Se puede colocar un dispositivo de dispersión detrás de los altavoces, a los lados de éstos o detrás del oyente. Se pueden utilizar puertas de rejillas integradas a la pared o paneles de rejilla autosustentados. Por lo general, la absorción realizará un mejor trabajo de reducción de reflexiones no deseadas, sin embargo, en algunos casos la difusión puede sumarse a la amplitud del sonido.

Cristales
El cristal en las ventanas y puertas es altamente reflector, esta situación se puede mejorar cubriendo los cristales con cortinas, para reducir la reflexión. Las cortinas de tela de fibra natural absorben los sonidos y realizarán un mejor trabajo que las de materiales sintéticos. Incluso las persianas pueden ayudar, ya que funcionan como difusores, dispersando las reflexiones.

Muebles
Los objetos colocados cerca del altavoz, como por ejemplo una mesa para café, mesitas auxiliares y los muebles especiales para el equipo, pueden representar una fuente de reflexión no deseada. Apártelos lo más que pueda de los altavoces, de acuerdo a las posibilidades de su habitación. Resístase a la tentación de colocar los muebles especiales para el equipo entre los altavoces. Si el mueble debe estar junto a la pared, muévalo los más cerca posible de la pared y ponga los altavoces lejos de la pared trasera.

Cambiar la ubicación del sillón que va a utilizar

Las ondas de sonido provenientes de los altavoces rebotan de una superficie a otra y pueden interactuar unas con otras generando problemas de sonido y reduciendo algunas frecuencias e incrementando otras. Esto es especialmente notorio en la cantidad de graves que usted siente y escucha. Aunque generalmente la mejor posición lateral para escuchar es poner el sillón equidistante de los dos altavoces, experimente qué tan lejos del frente del altavoz puede usted estar sentado. Usted querrá obtener el mejor balance entre la mejor reproducción de imagen y la buena respuesta de frecuencia. Evite sentarse contra la pared trasera.

La habitación

Quizás tenga usted varias opciones para seleccionar la habitación en la que instalará su equipo de sonido. Si es así, existen algunas características que hay que tomar en cuenta al seleccionar la habitación mejor diseñada para ofrecer un buen sonido.

Superficies rígidas y resistentes: La presión del sonido se crea a partir de la salida del altavoz y puede ocasionar vibraciones en el suelo, paredes y cielos rasos. Estas vibraciones ocasionarán resonancia en las superficies, produciendo su propia energía y coloreando el sonido. Seleccione una habitación con superficies rígidas, de preferencia con un subsuelo de concreto, un cielo raso sólido más que del tipo plafón y paredes anchas reforzadas.

Un suelo estable debajo de los altavoces también evita que éstos se balanceen de un lado a otro como reacción al movimiento de los impulsores. Este movimiento puede reducir la claridad. Los altavoces THIEL tienen pasadores de estabilización para favorecer la reducción de este efecto.

Forma: Entre más se acerque la habitación a una forma de cubo (que sean iguales la altura, el largo y el ancho) será más problemática desde el punto de vista sonoro. De preferencia, la habitación deberá estar proporcionada de modo que el ancho sea 1.6 veces la altura y el largo sea 2.5 veces la altura. Por ejemplo, una habitación típica con un cielo raso a 2.4 m (8 pies) debe tener de preferencia un ancho de apenas por debajo de 3.9 m (13 pies) de ancho y 6 m (20 pies) de largo. Estas proporciones ayudan a evitar los problemas sonoros ocasionados por la repercusión y la cancelación o reforzamiento de ciertas frecuencias. Seleccione una habitación que se acerque mucho a estas proporciones. Si también tiene la opción, seleccione una habitación con un cielo raso inclinado, lo que ayudará a evitar superficies paralelas.

El consejo que aquí le damos es para ayudarle a mejorar el sonido de su sistema. Sabemos que en el mundo real, deben considerarse otros factores prioritarios, de modo que el sistema de sonido pueda coexistir con el resto de la casa. Pero la falta de una habitación ideal o una colocación del altavoz menor a la óptima no deben desanimarlo para adquirir un sistema de sonido de alta calidad. Un buen equipo liberará un mejor sonido, sin importar las circunstancias, que un componente promedio. Un 90 por ciento de excelencia es mejor que un 100 por ciento de mediocridad.

 

| Inicio | Novedades | Productos | Preguntas frecuentes | Contacto THIEL | English Home |