P. ¿Qué potencia debe tener el amplificador?

R. Al seleccionar altavoces, la segunda pregunta que se hace con más frecuencia es ¿"cuánta potencia necesito"? Contrariamente a lo que la mayoría de la gente espera, no es fácil responder a esta pregunta ya que para hacerlo es preciso considerar no sólo la eficiencia del altavoz sino también otros factores.

Lo primero que se debe considerar es que la calidad del sonido por lo regular es mucho más importante que la cantidad del mismo. Puede haber grandes diferencias en el rendimiento sonoro de dos amplificadores de la misma potencia, y un amplificador con menor potencia puede sonar más que un amplificador de gran potencia. Casi todos estarán contentos con un amplificador de 50 watt de alta calidad sonora, que con uno de 200 watt con una calidad sonora mediocre. Por esta razón, creemos que para tomar una decisión sobre su amplificador no hay mejor cosa que escuchar.

Es importante tener suficiente potencia para reproducir en el nivel de volumen que usted desee, sin distorsión. Si usted hace funcionar los altavoces a un volumen superior al volumen que el amplificador puede reproducir claramente, éste último producirá una distorsión por sobrecarga (limitación de amplitud). El sonido se volverá comprimido, forzado y, en casos extremos, obviamente distorsionado. De hecho, la distorsión es energía adicional no musical y debido a que se concentra en la región de alta frecuencia en donde el altavoz es menos capaz de manejarla, la bobina móvil del altavoz de agudos puede llegar a quemarse en casos extremos. El daño en el impulsor por lo general es el resultado de tener una potencia inadecuada más que por tener demasiada. Si su sistema no reproduce el sonido tan fuerte como usted quisiera sin distorsionarse, usted necesita un amplificador de mayor potencia.

Existen por lo menos tres factores de igual importancia que determinan cuánta potencia se necesita para una situación determinada. Estos son, en orden de importancia:
1. El nivel de volumen deseado
2. La eficiencia del altavoz
3. El tamaño de la habitación

Cada uno de estos factores puede crear una diferencia de 10 a 1 en la potencia requerida.
En el mundo real, si los tres factores se promedian, se requieren aproximadamente 50 watt/canal. Cada factor puede elevar o reducir esta cantidad por un factor de aproximadamente 3. Los valores promedio para cada uno son:
- un nivel de volumen de 88dB SPL
- eficiencia del altavoz de 87dB/W-m
- un tamaño de habitación de 81 metros cúbicos (3000 pies cúbicos)

El primer factor es el más difícil de analizar o determinar de forma objetiva. Existen diferentes opiniones sobre qué significa "fuerte". Algunas personas no desean reproducir música sobrepasando un nivel de presión del sonido de 88dB y otras no desean reproducir música por debajo de los 88dB. Por lo regular, quienes desean escuchar únicamente a bajos niveles pueden reducir la potencia por un factor de 2. Aquéllos que gustan de escuchar música muy fuerte, incluso si sólo lo hacen ocasionalmente, deberán incrementar la potencia 2 veces o más.

Un altavoz con una eficiencia menor a 84dB/W-m requerirá dos veces la potencia de un altavoz de 87dB y uno con un nivel mayor a 90dB/W-m requerirá únicamente la mitad de la potencia de un altavoz convencional. Por lo general, la alta eficiencia se puede obtener únicamente sacrificando la calidad sonora; son muy pocos los altavoces que proporcionan un nivel muy alto en ambos casos. Los altavoces THIEL tienen una eficiencia promedio y, por lo tanto, necesitan una cantidad promedio de potencia.

Una habitación pequeña necesitará menos potencia para un nivel de volumen específico, que una habitación grande. Una habitación muy pequeña de 27 metros cúbicos (1000 pies cúbicos) (3.3 metros (11 pies) x 3.3 metros (11 pies) con un cielo raso de 2.4 m (8 pies)), por lo regular necesitará únicamente la mitad de la potencia de una habitación promedio. Una habitación grande de 162 metros cúbicos (6000 pies cúbicos) (6 metros (20 pies) x 9 metros (30 pies) con un cielo raso de 3 m (10 pies)). Si la habitación para escuchar se encuentra conectada con otra habitación mediante un área grande abierta, la potencia requerida se incrementará, pero no en la cantidad de volumen combinado de la habitación. Si la habitación tiene un cielo raso o plafón con paneles de peso ligero, el cielo raso será casi transparente desde el punto de vista acústico. En este caso, deberá sumarse el espacio que está por arriba del cielo raso. Si los paneles son pesados funcionarán más como un cielo raso sólido.

Tomando en cuenta todo esto, una persona que gusta de reproducir música únicamente a niveles bajos, tiene una habitación pequeña y posee dos altavoces con buena eficiencia, puede obtener el rendimiento deseado con tan solo 20 watt; mientras que una persona que algunas veces le gusta reproducir música muy fuerte, tiene altavoces de baja eficiencia y una habitación grande, puede necesitar 300 watt o más.

Además, recuerde que la fuerza con la que su sistema reproduce no tiene nada que ver con la posición de la perilla del volumen. Los componentes fuente, como por ejemplo los reproductores de discos compactos y de cintas, así como las grabaciones, pueden tener diferentes niveles de salida. Esto significa que para lograr el mismo nivel de volumen para cada fuente, quizás sea necesario colocar el control de volumen de su preamplificador en una posición diferente para cada fuente. Por ejemplo, cuando algunos reproductores de discos compactos con salida alta se utilizan con amplificadores de baja potencia, la potencia máxima se puede lograr con la perilla de volumen colocada apenas en 4, en una escala de 10.

| Inicio | Novedades | Productos | Preguntas frecuentes | Contacto THIEL | English Home |