P ¿Cómo debo colocar mis altavoces para obtener el mejor rendimiento?

La mayoría de los altavoces se escuchan mejor si se colocan alejados a una buena distancia de las paredes. Tal colocación optimiza la reproducción de imágenes y la profundidad espacial y los timbres musicales se reproducen con la mínima coloración. Esto se debe a que dicha ubicación permite que el sonido inicial proveniente del altavoz se separe de forma distintiva en tiempo del sonido secundario reflejado por las paredes. Si las reflexiones se escuchan demasiado rápido después del sonido primario (figura 1) su cerebro tiende a interpretarlas como parte del sonido inicial, ocasionando la alteración del timbre percibido así como la confusión de las características del entorno.

En una situación ideal el sonido reflejado no llega al oyente sino 10 milisegundos (mS) después del sonido directo. 10 mS es tiempo suficiente para que su cerebro complete el análisis de las características del sonido primario sin confundirse por las primeras reflexiones (figura 2). Debido a que la velocidad del sonido es (aproximadamente) de 30 cm (1 pie) por mS, los altavoces tendrán que estar a aproximadamente 1.5 metros (5 pies) de la pared más cercana para lograr el retraso ideal de 10 mS (5 ms hacia la pared y 5 más para regresar). Sin embargo, los retrasos menores a 10 mS todavía darán buenos resultados siempre y cuando el retraso sea de por lo menos 4 mS. Considerando esto, los altavoces THIEL (y la mayoría de los demás) sonarán mejor si se colocan a por lo menos 30 cm (1 pie) de la pared trasera y a 90 cm (3 pies) de la pared lateral, y el sonido mejorará todavía más si se colocan más lejos. De forma ideal, nos gusta colocar los altavoces a 90 cm (3 pies) de la pared trasera y a 1.5 m (5 pies) de la pared lateral Si usted experimenta, notará un mejoría mayor en la apertura sonora cuando los altavoces se encuentran a 60 cm (2 pies) de la pared trasera en vez de a 30 cm. También, no es recomendable colocar objetos grandes cerca o entre los altavoces ya que estos también serán una fuente de reflexiones primarias no deseadas que reducen la exactitud de la reproducción de imágenes.

Figura 1. Problemas de reflexión primaria ocasionados por altavoces colocados demasiado cerca de las paredes laterales.
Figura 2 Colocación óptima para reducir los problemas de reflexión.

Como regla general, preferimos la reproducción de imágenes que se obtiene cuando los altavoces se colocan apuntando directamente hacia el frente. Esta colocación produce el sonido de grabación más amplio y natural. Sin embargo, al hacer converger los altavoces de cierta manera puede producirse una colocación más específica de los instrumentos. Del mismo modo, si no es posible colocar los altavoces a suficiente distancia de las paredes laterales, una posición convergente puede ayudar a reducir la intensidad de las reflexiones provenientes de éstas. Otra ventaja de colocar de forma convergente los altavoces es que se amplía el área de sonido logrando una buena reproducción de imagen, ya que un oyente que está colocado más hacia un lado, fuera de centro, escuchará el altavoz más lejano más dentro del eje (y por lo tanto más fuerte) y al altavoz más cercano más fuera del eje (y por lo tanto más débil).

Otro aspecto del rendimiento del altavoz que se ve afectado por la colocación es la respuesta de graves. En general, cuando un altavoz se encuentra cerca de una pared, la respuesta de graves es más fuerte. Colocar el altavoz en una esquina la hará mucho más fuerte. Para lograr un grave balanceado de forma adecuada, es necesario que el altavoz se utilice en el ambiente para el cual se diseñó. Algunos altavoces se diseñaron para colocarse en contra de una pared o en la esquina y deberán proporcionar el mejor balance en estas colocaciones. Sin embargo, creemos que estos diseños presentan una limitación inherente en su habilidad para producir un timbre y una información espacial exactas, debido a las reflexiones primarias de la pared. Los altavoces THIEL se diseñan para proporcionar un grave exacto cuando se colocan lejos de las paredes, que es la misma posición que proporciona la mejor reproducción de imagen.

Debido a su muy amplia y uniforme dispersión de energía en todas las frecuencias, los altavoces THIEL deberán colocarse por lo regular en un lugar más alejado que la mayoría. La posición de los altavoces deberá ser tal que se forme más o menos un triángulo equilátero con el oyente, aunque esto dependerá de la extensión de la habitación. Una habitación estrecha necesitará una colocación más cercana. Si el cuarto es lo suficientemente amplio, el espacio ideal es por lo regular de 3 metros (10 pies) de distancia.

Todos los aspectos de la colocación del altavoz dependen de la habitación en particular. Debido a que cada habitación es diferente, no se pueden proporcionar reglas estrictas y es necesario experimentar para lograr los mejores resultados.

En algunos casos las personas tendrán obstáculos que limitan la colocación de los altavoces. Esto no debe desanimarlos a invertir en altavoces THIEL. Nuestra opinión es que, debido a su patrón de radiación de fuente puntual unipolar y a su dispersión muy plana y uniforme, nuestros altavoces trabajan mejor que la mayoría en circunstancias difíciles.

| Inicio | Novedades | Productos | Preguntas frecuentes | Contacto THIEL | English Home |